LA FRUSTRACIÓN

La conducta motivada está dirigida a conseguir metas. Un atleta o una virtuosa del piano practican muchas horas de entrenamiento y ensayo, uno intenta batir algún récord y la otra dominar a la perfección su instrumento musical. Sin embargo, no siempre alcanzamos los objetivos que perseguimos y, cuando no podemos satisfacer alguna necesidad o motivo, sufrimos un desengaño o frustración.

1. DEFINICIÓN DE FRUSTRACIÓN.

La frustración es una experiencia emocional desagradable, inducida por la retirada de recompensas, y produce tristeza, decepción y rabia. También implica una desorganización de la conducta: uno no sabe a qué atenerse o reacciona de forma incontrolada.
La frustración está originada por varias causas:
*Insuficiencias físicas o psicológicas: una persona quiere jugar al baloncesto y no tiene la estatura suficiente; Juan quiere salir con Ana y nunca se lo dice.
*Obstáculos físicos: “ya han cerrado el centro comercial”; o sociales: “prohibida la entrada a esta discoteca”.
*Demora en el reforzamiento: vas a entregar la solicitud de la beca y te dicen “vuelva usted mañana”.
*Extinción del reforzamiento: Ana está bailando en la discoteca con Daniel, y le abandona en cuanto aparece Ián.
*Conflictos: Existen varios motivos incompatibles que interfieren en la conducta del sujeto, que expresa no saber qué hacer.

2. FACTORES QUE INFLUYEN EN LA FRUSTRACIÓN.


La aparición de la frustración puede deberse a varios factores, como la personalidad del individuo, su historia de aprendizaje o el grado de realismo en las metas que se proponga. También influyen las opiniones de otras personas o los estándares culturales o sociales sobre las ideas de éxito y fracaso.

2.1. FACTORES AMBIENTALES.


Existen unos estándares sociales característicos de la cultura o del entorno en el que una persona vive y que pueden, al no ser alcanzados, hacer que aparezca la frustración en una persona. Por ejemplo, en la adolescencia es socialmente deseable que una persona tenga un grupo de amistades y que estos sean populares. En otros momentos del ciclo vital se espera que las personas tengan un trabajo, una pareja, una casa o, incluso, hijos o hijas. Si un sujeto llega a una determinada edad y no ha alcanzado estas premisas culturales, puede sentirse frustrado o fracasado.

2.2. FACTORES PERSONALES.


Entre estos factores se encuentran la personalidad del individuo, las experiencias pasadas de frustración y el aprendizaje acerca de cómo las resolvió. También el grado de realismo de las metas o el deseo de éxito.
La tolerancia a la frustración es la capacidad de las personas para gestionar la molestia, demora o fracaso en la satisfacción de sus necesidades, deseos o planes. La tolerancia a la frustración se enseña y se entrena. Una personalidad excesivamente autocrítica, exigente o perfeccionista puede verse frustrada continuamente, ya que, aunque alcance una meta, siempre estará insatisfecha con el resultado. Las metas poco realistas (inalcanzables) también son fuente de constante frustración.

3. LOS CONFLICTOS.


El conflicto es una fuente de tensión y ansiedad y aparece cuando algo interfiere en el intento de alcanzar una meta. Puede surgir cuando tenemos que elegir entre varios objetivos, pero un obstáculo nos impide realizar la actividad deseada o que esta tenga efectos positivos y negativos. Cualquiera que sea el origen, el conflicto es desagradable y genera tensión.
Toda persona tiene su ambiente psicológico, un mundo en el que piensa, siente y actúa. La conducta de un individuo surge para satisfacer necesidades y aquellos objetos, actividades o personas que satisfacen alguna necesidad tienen valencia positiva, pero, si una persona teme o evita algo, diremos que tiene valencia negativa.
La conducta es el resultado del conjunto de necesidades que producen un estado de tensión o estado motivacional en el sujeto.
K. Lewin distingue varios tipos de conflictos:
*Conflicto de atracción- atracción. A veces nos sentimos atraídos por dos objetivos o actividades deseables que se excluyen mutuamente, como decidir entre varias películas para ver el fin de semana.
*Conflicto de evitación-evitación. Con frecuencia vivimos situaciones donde tenemos que elegir entre dos alternativas indeseables y nos encontramos “entre la espada y la pared”. Por ejemplo, tu madre te amenaza “o arreglas el cuarto o te vas a fregar los platos”.
*Conflicto de atracción-evitación. Se presenta cuando un mismo objetivo tiene simultáneamente elementos positivos y negativos. Por ejemplo, durante una visita al dentista, quieres curar tu caries, pero tienes miedo de que te haga daño.
*Doble conflicto de atracción- evitación. Se produce cuando el sujeto se encuentra ante dos objetivos con valencia positiva y negativa. Por ejemplo, voy de vacaciones a París y gasto mucho dinero, o ahorro dinero para comprar un piso, aunque no disfrute en verano.

4. LOS MECANISMOS DE DEFENSA.


El ser humano a veces se encuentra en determinadas circunstancias en su vida a las que le cuesta enfrentarse. Según Freud, el individuo posee diferentes mecanismos para evitar situaciones dolorosas o traumáticas, o bien como no soporta la realidad se engaña a sí mismo. Todos hemos usado estos mecanismos en alguna ocasión sin darnos cuenta.
Los mecanismos de defensa son reacciones inconscientes que las personas usamos para evitar emociones desagradables como la ansiedad y la culpa. Además se usan para conseguir una imagen idealizada de uno mismo, de forma que podamos vivir tranquilos. Es importante saber cómo empleamos estas estrategias en la vida cotidiana:
• Aislamiento afectivo. Se huye del conflicto separando las ideas de los afectos. Ejemplo: un estudiante de biología sacrifica a un animal sin preocuparse por su derecho a la vida o su estado emocional.
• Compensación. Consiste en contrarrestar una debilidad real o imaginaria buscando sobresalir en otra actividad. Ejemplo: una persona poco atractiva físicamente que desarrolla habilidades musicales extraordinarias.
• Desplazamiento. Significa descargar sentimientos hostiles sobre personas u objetos que no suscitaron las emociones. Ejemplo: un padre pega a su hijo porque ha reñido con su mujer.
• Fantasía. Supone realizar con la imaginación aquello que no podemos conseguir en la realidad. Un joven tímido puede imaginarse a sí mismo plantando cara a sus amigos.
• Identificación. Es la tendencia a incorporar al yo las cualidades de otros. Es una necesidad evolutiva de los niños, que se apropian de cualidades de las personas que admiran. La identificación es positiva si proporciona nuevos ideales y negativa si es exagerada, si alguien se cree Napoleón.
• Formación reactiva. Consiste en adoptar o expresar sentimientos contrarios a los verdaderos. Un joven afirma “no me volveré a enamorar jamás” y se presenta ante los demás con una “coraza” para proteger su vulnerabilidad y evitar nuevos daños.
• Negación. Se trata de ignorar las realidades desagradables y así no enfrentarse a ellas. Por ejemplo, preocuparse demasiado por el trabajo para olvidar los problemas personales.
• *Proyección. Consiste en atribuir nuestros defectos o faltas, los pensamientos o deseos inaceptables a otros. Pensamos que nuestra pareja nos puede ser infiel, porque nosotros lo hemos sido o deseamos serlo.
• Racionalización. Este mecanismo se usa para justificar las ideas o conductas propias ante el temor de que no sean aceptadas por los demás. Es el caso del estudiante que recibe un suspenso y dice a su familia que “el profesor me tiene manía”. La invención de excusas para explicar el propio comportamiento es una tendencia natural de los seres humanos.
• Regresión. Significa volver a una fase anterior del desarrollo ante situaciones de estrés o ansiedad. A veces, un niño al nacer su hermano se comporta como si fuese más pequeño para recibir más afecto de sus padres.
• Represión. Consiste en impedir que pensamientos y sentimientos dolorosos o peligrosos que generan ansiedad, entren en la conciencia, como tener el deseo de herir a otra persona.
• Sublimación. Según Freud, muchos impulsos (agresivos y sexuales) considerados inaceptables por el sujeto son desviados hacia actividades “superiores” o sublimes: actividades artísticas, intelectuales o de ayuda social. El deseo sexual puede sublimarse escribiendo poemas de amor.
Freud postula que la libido humana puede desligarse de su función biológica ordinaria de reproducción sexual. Este peculiar atributo nos permite enamorarnos de ideas o ideales con tanta fuerza como dos personas presas de su atracción sexual.

5. “HOMBRES TÓXICOS”.


Lillian Glass, autora de “Hombres tóxicos” nos enseña a identificar y evitar estos hombres y cómo recuperarnos de una relación dañina. Veamos algunos tipos:
*El sociópata. Es engreído, carece de escrúpulos, no expresa emociones, es incapaz de asumir responsabilidades y no le importan los derechos de los demás.
*El mediocre. La abulia, la desidia y el pasotismo son muy contagiosos. Los mediocres pueden estropear a las personas abiertas y vitales si siguen su camino.
*El sabelotodo. Es soberbio, vanidoso y pedante, y está convencido de estar siempre en lo cierto y tomar las mejores decisiones.
*El victimista. Piensa que el mundo está en su contra. Su resentimiento es tan intenso que contagia su pesimismo. Es muy hábil para hacer que otros se sientan culpables de su situación desesperada.
*El humillador. Es uno de los seres tóxicos más temibles. Goza rebajando a sus víctimas hasta desequilibrarlas emocionalmente.
*El envidioso. No acepta que alguien triunfe por tener talento y trabajar con tesón, o que tengan más que él. Siembra cizaña en forma de críticas infundadas.
*El agresivo verbal. Su objetivo es hacernos sentir débiles e ineptos. Su violencia psíquica puede dejarnos más huella que el maltrato físico.
*El jefe autoritario. A veces, nuestro superior se vuelve un déspota que goza imponiendo su voluntad y necesita constantemente sentirse legitimado a base de humillar a quienes trabajan con él.
*El cotilla. Es especialista en crear mal ambiente en el trabajo sin ningún remordimiento. Pretende saberlo todo de todos. Nuestra mejor defensa es no contarle nada.
*El neurótico. Vive poniéndose metas inalcanzables. Su perfeccionismo se convierte casi siempre en manía y quiere controlarlo todo, incluso recurre al chantaje emocional.

6. LA ATARAXIA.


La ataraxia es la incapacidad del ser humano para sentir frustración. Se trata de un trastorno producido por una lesión cerebral que provoca falta de voluntad, enfado o desilusión cuando no salen las cosas como esperamos. Este problema nos impide evolucionar como personas, puesto que la frustración nos ayuda a mejorar cuando algo no nos gusta o no estamos satisfechos con ello.
A pesar de que se podría relacionar la ataraxia con una sensación permanente de tranquilidad y serenidad emocional, las personas que sufren este problema no son conscientes de sus limitaciones ni de las consecuencias que pueden acarrear sus actos. Es decir, pierden la posibilidad de aprender de las adversidades de la vida.

7. ACTIVIDADES.


1. Define los siguientes términos: frustración, conflicto, mecanismo de defensa, ataraxia.
2. ¿Qué mecanismos de defensa se usan en estos casos?
a)Hellen Keller, aunque era incapaz de ver y oír, llegó a ser una gran escritora y pensadora.
b) Un joven se apropia de las formas y los modales de su cantante o deportista favorita.
c) A Lidia no le dejan los apuntes y dice: “Aquí todo el mundo va a lo suyo”.
d) David siente antipatía por Juan, pero lo trata de forma amable.
e) Luis dona dinero a una ONG, pero quiere obtener beneficios fiscales por la donación.
f) Un niño que ante el nacimiento de su hermano vuelve a padecer enuresis.
g) Una mujer se niega a reconocer su embarazo pese a que los test son positivos.
h) A veces nos enfadamos con alguien, y en nuestros sueños o despiertos nos vemos castigando a esa persona.
i) Una alumna odia a su profesor de matemáticas, y quema su libro.
j) Una mujer no reconoce la atracción por su yerno.

( AA. VV. Psicología. Bachillerato 2. Editorial Santillana. Madrid. 2016 Alonso García. J.I. Psicología 2º Bachillerato. Editorial Mc Graw Hill. Madrid. 2016
Vicenta LLorca Darias).

pdf

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto