EL CEREBRO DE LOS HOMBRES.

En la vida cotidiana, es común que la conducta de la mujer se relacione con las fluctuaciones de sus hormonas: “Lloras por nada”, “Ve al médico a ver si se te pasa” son expresiones habituales. Sin embargo, el hombre no es inmune a la influencia hormonal, ya que, desde antes de nacer y durante toda su vida, está “marcado” por la testosterona. Por ejemplo, si te preguntas por qué un individuo agresivo, implacable y poco tolerante se convirtió en un abuelo paciente y cariñoso, encontrarás la respuesta en los niveles de esta hormona, que comienzan a reducirse hacia los cincuenta años.

Esta disminución, acompañada por un aumento en los niveles de estrógenos y de otra hormona, la oxitocina, provoca que en la etapa de la madurez en cerebro masculino comience a parecerse al femenino en el sentido de que se vuelve más proclive a la sensibilidad emocional y a la paciencia, por lo tanto, más empático.

1.SU CEREBRO ESTÁ MEJOR ESTRUCTURADO PARA LA SISTEMATIZACIÓN.

De media, los hombres destacan en lógica analítica, razonamiento matemático, orden, clasificación y concentración en un tema determinado.

Esta aptitud está relacionada con la preferencia masculina por carreras como la ingeniería o la arquitectura, donde el número de hombres supera al de mujeres, y se atribuye más a características neurobiológicas que a motivos socioculturales.

La mayoría masculina también destaca en el caso del ajedrez y esto puede comprobarse buscando información sobre los mejores jugadores del mundo. Actualmente se discute si estas diferencias se deben a la mayor capacidad del hombre para las actividades visoespaciales o si su supremacía obedece a razones socioculturales.

2.SUS ZONAS CEREBRALES RELACIONADAS CON EL IMPULSO SEXUAL SON 2,5 VECES MAYORES .

Las principales diferencias con relación a la sexualidad se encuentran en una zona denominada INAH3, ubicada en el área preóptica media del hipotálamo. En el cerebro del hombre, esta área es más grande y contiene un mayor número de células (más del doble en comparación con el de la mujer).

También son diferentes los niveles de activación de ambos cerebros ante estímulos sexuales: la amígdala medial y el hipotálamo se activan más en los hombres que en las mujeres cuando observan imágenes de contenido erótico.

Esta configuración morfológica explica por qué la mayoría de los hombres piensan mucho más en el sexo que las mujeres, tienen más encuentros sexuales a lo largo de su vida, consumen más material de contenido erótico y les cuesta ser monógamos ( cuando existe este compromiso).

3.SU CEREBRO ES SUPERIOR EN EL DESARROLLO DE LAS ÁREAS VISOESPACIALES.

Esta superioridad se ha observado utilizando neuroimágenes y se ha corroborado mediante investigaciones sobre la rotación mental y el control de habilidades de ubicación y percepción espacial de los objetos. En varios experimentos se observó que las mujeres necesitan más tiempo que los hombres para dar forma mental a los objetos. Es decir, las mujeres tardan más en llegar a la respuesta correcta.

La superioridad para orientarse en el espacio y visualizar objetos en tres dimensiones( que algunos autores consideran resultado del fenómeno de neuroplasticidad asociado a la evolución) otorga ventaja a los hombres para realizar determinadas actividades. Por eso se observa una amplia mayoría masculina en algunas actividades como la aviación y el control aéreo.

4. COMPRENDEN MEJOR LOS MAPAS, PERO RECUERDAN MENOS PUNTOS DE REFERENCIA.

Cuando un hombre circula por un lugar de la ciudad que no conoce y le pide a su mujer que le indique por dónde debe ir mientras ésta mira un callejero, quizá ella tarde en darle las instrucciones o puede que se equivoque.

En cambio, si ambos ya han hecho ese recorrido, ella recordará perfectamente que tenían que girar a la izquierda después del Hotel Internacional, continuar por la misma calle hasta una gasolinera, girar otra vez a la izquierda, donde está McDonald ´s, recorrer dos calles y detenerse antes de pasar la casa amarilla. Estas diferencias se deben a que el cerebro masculino y el femenino procesan esta información de modo diferente, tanto en velocidad como en la atención que prestan a los estímulos. Las mujeres tienden a describir un itinerario recurriendo a formas, figuras, objetos y colores que han memorizado, mientras los hombres se sitúan mejor con guías y mapas.

5. ESTÁN MEJOR PREPARADOS PARA LA GUERRA.

La agresividad es mayor en el sexo masculino. Se manifiesta desde temprana edad en los juegos que eligen los niños, como también en la vida adulta: las peleas entre chicos son más frecuentes, los ejércitos están predominantemente integrados por hombres y, en las cárceles, la población masculina es mayoritaria casi en todo el mundo. Si bien se tienen en cuenta las influencias sociocultuales que hacen que un niño no suela elegir una muñeca para jugar, se ha comprobado que existen diferencias orgánicas que los inducen a este tipo de comportamientos en los que la testosterona desempeña un papel principal.

Asimismo, la amígdala, centro de las emociones y reguladora de reacciones de miedo y agresividad, reacciona de forma distinta (según el sexo) ante estímulos similares. Por ejemplo, durante una investigación se mostraron imágenes que contenían escenas de violencia y agresión a una muestra representativa de hombres y mujeres. Los hombres tuvieron una mayor respuesta ante las escenas violentas ( que se reflejó en la activación de ambas amígdalas y la corteza occipito-temporal izquierda) mientras que en las mujeres se desencadenaron diferentes niveles de estrés.

Otros estudios revelaron una mejor respuesta en el sistema neural encargado de decodificar los estímulos agresivos en el sexo masculino ( respuesta de vigilancia y orientación de la atención hacia dichos estímulos) en comparación con el femenino.

6. EN SÍNTESIS.

El componente biológico, en el que destaca la influencia hormonal, ayuda a entender las tendencias de ambos sexos hacia determinadas aptitudes y explica por qué predomina un sexo u otro en diferentes ámbitos de la vida( trabajo, profesión, tipo de organización a la que pertenecen, etc).

Si bien los factores socioculturales inciden significativamente debido a la neuroplasticidad, la mujer viene al mundo con una muy buena plataforma para crear y mantener relaciones armoniosas y, a su vez, para generar actitudes conciliadoras cuando los conflictos son inevitables, por ejemplo, entre el padre y sus hijos. El sistema hormonal influye no sólo en sus características físicas y reproductivas, sino también en su cerebro, generando cambios que afectan a su capacidad empática, humor y conducta.

El hombre también está dominado por su sistema hormonal. “La testosterona es la responsable de la mayoría de los efectos masculinizantes”, y gran parte de su conducta sexual puede explicarse estudiando la anatomía de su cerebro: “Los pensamientos sexuales titilan día y noche en el fondo de la corteza cerebral visual masculina”. Asimismo, y como tienen procesadores más amplios en la amígdala- registra el miedo y desencadena reacciones de defensa-, están mejor equipados que las mujeres para proteger su territorio y luchar hasta la muerte cuando lo consideran necesario.

( N. Braidot. Cómo funciona tu cerebro para DUMMIES) Editorial Planeta. Barcelona. 2014.)

La meta ideal de la filosofía sigue siendo puramente la concepción del mundo, que precisamente, en virtud de su esencia, no es ciencia. la ciencia no es nada más que un valor entre otros.

Autor: Edmund Husserl

Área privada

Hay 290 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto