• Pensador & Logo
  • Galileo Galilei... todas las verdades son fáciles de entender, una vez descubiertas. La cuestión es descubrirlas ...
  • Gasset... con la moral corregimos los errores de nuestros instintos, y con el amor los errores de nuestra moral ...
  • Copérnico... saber que sabemos y saber que no sabemos lo que no sabemos, ese es el verdadero conocimiento ...
  • Aristóteles... el sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice ...
  • Hume... la belleza de las cosas existe en el espíritu de quien las contempla ...
  • Kant... la libertad es aquella que aumenta la utilidad de todas las demás facultades ...
  • Nietzsche... los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos ...

LOS ESTUDIOS DE GÉNERO

En los años setenta, el concepto de género pasó a ser uno de los elementos clave de la teoría feminista. El género se convirtió en un nuevo marco de referencia para el estudio de las más diversas disciplinas: filosofía, lenguaje, historia, psicología, literatura, medicina…Podríamos considerar el género como una construcción cultural imprescindible para estructurar las relaciones sociales. Mientras que el sexo vendría determinado por a biología, es un dato fisiológico inmediato, el concepto de género es una categoría social, se emplea para designar los roles1 que han sido construidos culturalmente para las mujeres y para los hombres.

Gayle Rubin, con su artículo "El tráfico en las mujeres" (1975), inició los estudios de género. La autora comienza dicho artículo preguntándose qué es una mujer; responde que, sencillamente, es una hembra de la especie humana, la mujer se convierte en esposa, mujer doméstica o prostituta a través de ciertas relaciones. Lo que se ha de averiguar es cuáles son las relaciones que hacen de la mujer una mujer oprimida. Siguiendo a Lévi-Strauss (Las estructuras elementales del parentesco), Rubin afirma que, en las sociedades primitivas, las estructuras de parentesco son la forma primaria de organización social, en tales sociedades, el intercambio de mujeres para ser esposas lo llevan a cabo los hombres, así las mujeres quedan relegadas a objeto de intercambio. Esto implica que el hombre tiene una serie de derechos sobre la mujer, mientras que ella carece de derechos sobre sí misma o sobre el hombre. Por tanto, la opresión de las mujeres en la sociedad no se debe a ningún condicionamiento biológico. El género es un sistema jerárquico organizado en torno a las relaciones de parentesco que impregna todos los aspectos de la vida en sociedad. Lo "femenino" como género es construido con un interés de dominación.

La importancia del concepto de género es que permitió a las mujeres despojarse definitivamente de toda adscripción natural de lo femenino, al quedar, en principio, el sexo como hecho biológico, y el género como construcción cultural y, por tanto, susceptible de ser transformado. El concepto de género penetró rápidamente en los medios académicos y, con él, la idea de que la conducta aceptada socialmente como apropiada a los sexos es definida culturalmente, no biológicamente.

Desde diferentes perspectivas, las feministas han intentado completar la teoría del género. Así, las feministas de orientación marxista consideran que la situación de opresión de las mujeres se debe no sólo a su situación en un sistema social jerárquico de género (en este grupo se emplea más el término patriarcado), sino también a las relaciones de explotación económica que las mujeres sufren como trabajadoras. Es decir, las instituciones sociales responsables de la situación de desigualdad de las mujeres son tanto el sistema de género o patriarcado como el sistema capitalista. Esta posición, desarrollada en los años ochenta, es conocida como "teoría del sistema dual" por interpretar que las mujeres viven bajo la doble opresión del capitalismo y del patriarcado; una de sus autoras más influyentes es Heidi Hartmann. Para esta autora, las categorías del marxismo son "ciegas al sexo", es decir, son insuficientes para explicar la opresión de la mujer, sólo el análisis feminista puede revelar el auténtico carácter de las relaciones entre el hombre y la mujer. Ahora bien, el feminismo es también inadecuado porque es "ciego a la historia" y no tiene en cuenta la base material económica. De este modo, el análisis marxista y el feminista deben completarse mutuamente para configurar la teoría del feminismo socialista, en la que las relaciones de clase son ampliadas con las relaciones de género. Al tener en cuenta esta doble línea de análisis, el feminismo socialista pone de relieve el conjunto de relaciones que se establecen entre hombres y mujeres, debido a las cuales éstas son dominadas por aquéllos. En suma, la "teoría del sistema dual" intenta poner de acuerdo el marxismo con el feminismo, pareja que, en palabras de Heidi Hartmann, se ha comportado históricamente como un "matrimonio desgraciado". Entre las feministas actuales de orientación marxista y socialista podemos citar, además, de a Hartmann, a Zillah Eisenstein, Juliet Mitchell, Sheila Rowbotham o Alison Jaggar.


1Rol: patrón de conducta de las personas en las situaciones sociales. El rol puede ser entendido como el papel que representa cada persona en la sociedad o, en un sentido más preciso, como el sistema de expectativas sociales que acompañan a la presentación pública de los sujetos de un determinado estado social o estatus

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto