LOS TIPOS DE VERDAD

   La cuestión de los tipos o clases de verdad es conceptualmente independiente de la definición de verdad, del mismo modo que es diferente asunto definir, por ejemplo, el concepto de “hombre” que clasificar o determinar los tipos de hombre: por razas, estaturas, catadura moral, etc.

 

De las diferentes clasificaciones posibles de tipos de verdad nos centraremos en la que hace referencia a la validez. Por ello podemos distinguir entre verdades necesarias o definitivas y verdades contingentes o provisio­nales.

 

 1. Las verdades necesarias o definitivas.

 

   Son aquellas verdades que son válidas para siempre o que son necesariamente así y no pueden ser de otra forma. Ejemplos de este tipo de verdades los encontramos en la Lógica y en la Matemática. Así, “A=A"­­o “5­­+7=12” son verdades necesarias y definitivas. No puede ser de otra forma, pase lo que pase “A será siempre igual a A”, pase lo que pase “cinco más siete serán siempre doce”; resulta incluso `impensable que fuera de otra forma: no puede uno representarse-imaginarse- siquiera cómo sería de otra forma.

 
 

   Kant, entre otros muchos filósofos que se ocuparon de este tipo de verdades, las denominó verdades analíticas (son aquellas que lo son por virtud del simple análisis conceptual, esto es, del significado de los términos empleados en la proposición que la expresa. De esta naturaleza son “Toda piedra es extensa” o “Todos los solteros son no casados”-cuyos contrarios son imposibles-: se trata de casos particulares del enunciado que afirma que “Todo A es igual a A” o principio de identidad), porque para formularlas basta un simple análisis conceptual. Así, cuando digo “Toda piedra es extensa”, estoy formulando una verdad analítica y necesaria. Me estoy limitando a analizar el concepto de “piedra”: al realizar este análisis, entiendo que “piedra” es un objeto, y que todo objeto ocupa un espacio, y ocupar un espacio es lo mismo que ser extenso, que ocupar una extensión; por eso, una piedra tiene que ser necesariamente extensa. En el enunciado “Toda piedra es extensa” me estoy limitando a decir en el predicado (“extensa”) una propiedad que está contenida en la definición del concepto que constituye el sujeto de ese enunciado (“piedra”). La prueba definitiva de que se trata de una verdad analítica y, por tanto, necesaria, consiste en negar el predicado: se incurre entonces en una contradicción. “Una piedra inextensa” es un absurdo. Lo mismo que es absurdo y contradictorio que “A no sea igual a A”.

 
 

   El problema de este tipo de verdades necesarias, definitivas, es que son vacías, no nos aportan ningún conocimiento nuevo. Decir “A=A” es lo mismo que decir “Todo soltero es un hombre no casado”: necesario, pero insustancial.

 
 

2. Verdades contingentes o provisionales.

 

   Comparadas con las anteriores, ofrecen una especie de imagen en negativo de las mismas: se trata de verdades con contenido, que nos aportan una información nueva, pero que son siempre susceptibles de revisión, es decir, lo contrario es siempre posible. De este tipo son todas  o la inmensa mayoría –según interpretaciones- de los conocimientos que nos suministran las ciencias.

 
 

   Kant las denominó verdades sintéticas, porque para formularlas es preciso recurrir a la experiencia, de la que extraemos una propiedad que aplicar a, o sintetizar con, un concepto dado. Así, cuando digo “Toda piedra es pesada”, al concepto de “piedra” le estoy atribuyendo el predicado “pesada” porque encuentro en la experiencia que las piedras son pesadas. Con ello aprendo algo nuevo que no estaba incluido en el concepto mismo de “piedra”. Sin embargo, mi conocimiento es provisional, revisable, su contrario no es imposible: de hecho, no siempre las piedras son pesadas; para que lo sean es necesaria la presencia de un campo gravitatorio. Fuera de este campo, las piedras no pesan.

La historia hace a los hombres sabios; la poesía, ingeniosos; las matemáticas, sutiles; la filosofia natural, profundos; la moral, graves; la lógica y la retórica, hábiles para la lucha

Autor: Francis Bacon

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 271 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto